viernes, 28 de abril de 2017

Afganistán mató a 200 miembros de ISIS desde que EE.UU. lanzó la 'madre de todas las bombas' Según el Gobierno afgano, antes de la bomba que Donald Trump ordenó lanzar en su territorio solo quedaban 400 miembros del grupo yihadista en el país.

Afganistán sigue luchando contra el Estado Islámico.

Las tropas de Afganistán mataron en las últimas horas a 45 miembros del Estado Islámico (ISIS) en la provincia de Nangarhar. Con esto se eleva a más de 200 la cifra de yihadistas de ese grupo muertos desde que el pasado 13 de abril Estados Unidos lanzó una bomba GBU-43, llamada la ‘madre de todas las bombas’, en la zona.
El Ministerio de Defensa afgano indicó este viernes en un comunicado que al menos 36 miembros del ISIS, entre ellos uno de sus encargados de comunicaciones, fueron abatidos en el distrito de Achin, donde EE.UU. arrojó la bomba. En la operación también fueron destruidos, según el Gobierno, varios refugios de este grupo. Al mismo tiempo, en una operación aérea en el distrito de Haska Mina, de la misma provincia, otros nueve terroristas murieron y dos resultaron heridos.ISIS retrocede. Con estas bajas la cifra total de muertos en Nangarhar de los que ha informado el Ministerio de Defensa desde el lanzamiento de la bomba se eleva a 216. A estos se le sumarían los 96 que, según las autoridades, fueron asesinados en el ataque aéreo estadounidense. EE.UU. usó un proyectil GBU-43, una de las bombas de mayor poder del arsenal convencional estadounidense y cuyo lanzamiento fue autorizado por el presidente, Donald Trump.
La cifra de muertos es alta si se tiene en cuenta que el Gobierno aseguró hace tres semanas que el Estado Islámico apenas contaba con 400 miembros en el país, tras haber abatido a 2,500 el año pasado. Las autoridades afganas ya habían anunciado en junio del año pasado que el ISIS no era un "desafío" para la seguridad nacional, ya que había sido derrotado en gran parte de las áreas en las que permanecía activo en el país.
Publicar un comentario