domingo, 25 de junio de 2017

Embajador de Corea del Norte: “Apenas hemos hecho cinco pruebas nucleares” Kim Hak-chol, representante de la nación comunista en el Perú defiende su programa armamentístico y propone vía para unificación con Corea del Sur

Embajador de Corea del Norte: “Apenas hemos hecho cinco pruebas nucleares”

Kim Hak-chol es el representante en el Perú de uno de los gobiernos más enigmáticos del globo, un país que en las últimas semanas ha estado en el ojo de la tormenta por su enfrentamiento con Estados Unidos, lo cual ha elevado la alerta sobre una posible guerra en la península coreana. El diplomático explica la situación sociopolítica de su nación y busca desmentir algunos cuestionamientos hechos por la comunidad internacional.
Se ha discutido mucho sobre la falta de libertades en Corea del Norte. Uno tiene derecho a expresar lo que quiera y a manifestarse. En Corea existe libertad de prensa y elección.
El que haya un solo partido en el Gobierno, desde hace casi 70 años, ¿no pone en entredicho esa libertad? No tenemos un solo partido, tenemos tres. El gobernante es el Partido del Trabajo de Corea. Hay dos más: el Socialdemócrata y el Chondoísta, de la religión de Corea (chongdogyo).
¿Alguno es un partido opositor? 
No. Son partidos acompañantes amigables. El pueblo coreano está feliz con la política del Gobierno.
¿No le parece que es poco democrático que exista una suerte de línea de sucesión, donde el gobernante actual es hijo del anterior? 
Otros países, especialmente Estados Unidos, nos pintan como quieren, pero la realidad no es así. Participamos cada cuatro años en elecciones y elegimos libremente a nuestro líder. A través de 70 años, hemos visto que, con la dirección sabia de un dirigente fuerte, podemos ser un país digno y orgulloso. Cuando los gobernantes son débiles o serviles con otros países, el país fracasa.
Otro cuestionamiento radica en el hecho de que se gaste mucho armamento y se desatienda la economía. Ese gasto es el 15% del presupuesto nacional.
Tenemos la experiencia maligna de haber sido colonia de Japón. Antes de caer en ello, hacemos esfuerzos para defender nuestra soberanía. Estados Unidos tiene 30 mil soldados en Corea del Sur y la ambición permanente de ocupar la otra parte de Corea para llegar a China y Rusia. Somos un campo de contención para rechazar la invasión de Estados Unidos.
Hay mucha tensión bélica en la península coreana. ¿Su programa nuclear no echa más leña al fuego?
Eso se hace porque Estados Unidos amenaza con lanzarnos una bomba atómica. Es para estar seguros que nos vemos obligados a tener armamento nuclear. Pero nunca seremos los primeros en usarlo. Nuestro armamento no es una amenaza para el mundo. Apenas hicimos cinco pruebas nucleares, pero Estados Unidos hizo 2700. Estamos de acuerdo con la desnuclearización, pero para eso hay que desnuclearizar la Tierra completa, y primero Estados Unidos.
¿Qué tan viable es la unificación de Corea? 
La unificación inmediata es difícil. Por el momento, la integración debe ser con el sistema confederal: un solo Estado confederado con socialismo en el norte y capitalismo en el sur, y permitir el libre viaje e intercambio. Así, pasados 20 o 30 años, la población de norte y sur se va a entender mutuamente y al final llegaremos a la unificación completa.
Pero el liderazgo de esa confederación ha de tener una línea político-económica. ¿Sería de izquierda o de derecha? 
Neutral. No queremos imponer nuestro socialismo al sur ni que nos impongan el capitalismo. Imponer es confrontación. En el 2000, el presidente surcoreano Kim Dae-jung visitó Pyongyang y firmó una declaración conjunta apoyando la confederación. En 2007, otro presidente hizo lo mismo. Había mucho intercambio y entusiasmo de una y otra parte. Eso asustó a Estados Unidos, porque sabe que, cuando se unifique, Corea será una potencia en Asia, incluso mayor que Japón. Estados Unidos sigue la política de divide y vencerás. Ellos presionaron a las fuerzas conservadoras (de Corea del Sur) para que revocaran los esfuerzos anteriores.
Se habla de mayor presencia de marcas extranjeras en Pyongyang. ¿Se está viviendo un cambio en la sociedad norcoreana? 
No es un cambio social, es un desarrollo. No somos un país aislado ni hermético. Fomentamos nuestro intercambio comercial. Mucha mercancía de otros países llega y la gente la compra. Se piensa que solo hay cosas de Corea. No es así.
¿Cómo describiría al líder, Kim Jong-un? 
Es un compañero muy amable, alegre y cariñoso, especialmente con los niños. Hay documentales muy emocionantes donde se ve que cuando se va de una isla, la gente se despide de él arrojándose en el mar, llorando. Eso quiere decir que su política es de amor. Uno no llora obligado. Decimos que hay una unidad monolítica entre líder, Gobierno y pueblo. Eso es más poderoso que la bomba atómica.
¿Episodios como el presunto asesinato del hermano no le han restado popularidad? 
Eso es mentira. Quien murió fue solo una persona con pasaporte de nuestro país.
Cambiando de tema, ¿cuál es el intercambio comercial con Perú? 
Es poco. Exportamos herramientas y compramos del Perú pescados, mariscos y productos agrícolas.
¿Tienen relación con partidos políticos peruanos? 
Tenemos relaciones con varios partidos, como el Partido Comunista y Patria Roja; pero no solo de izquierda, también con partidos de centro como el APRA.
¿Hubo apoyo económico a partidos? 
No, solo es una relación política. Para finalizar, quiero decir que nosotros seguiremos siendo un pueblo amigo. La embajada trabaja para fortalecer la amistad y el acercamiento.
Publicar un comentario