domingo, 4 de junio de 2017

La escabrosa historia del médico holandés que inseminó a decenas de mujeres con su esperma El especialista sería padre de hasta 60 personas que habrían nacido producto del irregular procedimiento de Jan Karbaat, exdirector de una clínica para la reproducción asistida

La escabrosa historia del médico holandés que inseminó a decenas de mujeres con su esperma

Pese a dejar estipulada su negativa en su testamento, la Justicia holandesa autorizó la toma de muestras de ADN del un exdirector de un banco de semen fallecido recientemente que podría ser el padre biológico de más de 20 holandeses nacidos por fecundación in vitro.
El tribunal civil de Róterdam "decidió autorizar la extracción del ADN de las cosas personales precintadas del doctor recientemente fallecido", declaró la juez Petra de Bruin.
Sin embargo, "los resultados de estos tests tendrán que permanecer secretos hasta que el procedimiento autorice la comparación del ADN del médico con el de un gran número de personas nacidas a partir de una fecundación in vitro" (FIV), agregó el tribunal civil de Róterdam en un comunicado.
Padres e hijos acusan a ese médico especialista de haber donado su propio esperma en lugar del que ellos habían elegido entre los donantes de la clínica.
Jan Karbaat, exdirector del centro, situado cerca de Róterdam (oeste), habría afirmado ser el padre biológico de 60 niños nacidos por fecundación in vitro (FIV).
"Es una cuestión de identidad, esto ayuda a uno a formar su personalidad", declaró el abogado de las familias, Tim de Bueters, ante el tribunal civil de Rotterdam. "Es un derecho fundamental saber de dónde venimos".
El abogado recordó la historia de cada uno de esos 'niños-probeta', como la de una mujer que tiene ojos oscuros a pesar de que su padre biológico los tenía supuestamente azules, o de un hombre que no se parecía físicamente en nada a su padre, lo que despertó sospechas.
Lisette de Haan, abogada de la esposa de Kaarbaat, aseguró por su parte que no existía ninguna prueba de que el difunto médico diera su propio esperma para fecundaciones in vitro.
Kaarbaat, un pionero de la fertilización, prohibió en su testamento que se le extrajera ADN tras su muerte, explicó De Haan. También había rechazado este procedimiento cuando estaba vivo.
Pero las autoridades se incautaron, el 2 de mayo, de varios objetos en el domicilio de Karbaat a petición de la justicia.
Según el abogado de las familias, la extracción del ADN en uno de sus objetos personales, como su cepillo de dientes, es la mejor opción. Sin embargo, también podrían extraer la información genética de uno de sus hijos legítimos o incluso exhumar el cuerpo del médico.
La juez Petra de Bruin dará su veredicto el próximo 2 de junio.
El centro médico había cerrado en 2009 por irregularidades administrativas, después de que varias personas denunciaran a la clínica, precisó Bueters.
Karbaat alteró supuestamente los datos, diagnósticos y descripciones de los donantes de esperma, y no respetó la norma que limita a seis el número de hijos por donante.
-'Compartir genes con el mundo' -
"Para mí, como madre, este juicio no me aportará nada" aseguró a la salida de la audiencia Esther Heij. "Pero veo que en casa mi hijo de 21 años está bloqueado en su vida. Estaba tan enfadado de que el médico hubiera muerto, que se llevara consigo a la tumba todo esto, que no quería colaborar de ningún modo" con la investigación, relató.
También estaba presente en la audiencia Moniek Wassenaar, de 36 años, que había conocido al director del banco de esperma en 2010. "Dijo que era posible que yo fuera su hija biológica" explicó la mujer recientemente a la prensa holandesa.
El médico hablaba con orgullo del hecho de haber utilizado su propio esperma, aseguró Wassenaar. "Tenía buena salud y era inteligente, por tanto podía compartir un poco sus genes con el mundo. Veía esto como algo noble. No tenía ninguna noción ética y banalizaba el impacto que ello tendría para los niños-probeta", explicó.
Publicar un comentario