viernes, 30 de junio de 2017

Misionero recibe 600 latigazos por buscar de Jesús Juan dijo que Daniel fue denunciado al gobierno, siendo arrestado y condenado a un año y seis meses de prisión, además de 600 latigazos.



El misionero João Marcos Florentino compartió la emocionante historia de Daniel, un profesor de una universidad islámica que se convirtió al cristianismo y por eso fue arrestado y torturado por extremistas. Durante su viaje misionero por Oriente Medio, en el período del Ramadán, Juan conoció al hombre culto, estudioso, que era exitoso en el país y que perdió todo para hacer misiones.
“Él era dueño de un supermercado lo que posibilitaba dar a su familia una vida de mucho confort.
Él también era profesor y fue justamente por sus estudios y discusiones en el aula sobre el Corán y su doctrina que varias dudas se formaron en su corazón, especialmente las relacionadas con el Señor Jesús “, contó João Marcos.
Daniel se pregunta si los cristianos, los judíos y los musulmanes reconocen a Abraham como patriarca, porqué los judíos no se han vuelto cristianos, y los cristianos no se han vuelto musulmanes. El misionero Juan continuó: “Angustiado, él buscó a su líder para dialogar sobre sus interrogantes y sobre lo que Dios venía revelando. Pero la reacción del líder de la mezquita al oír sus argumentaciones fue de odio e incomprensión“, contó en el artículo publicado en el sitio de la Junta de Misiones Mundiales.
Juan dijo que Daniel fue denunciado al gobierno, siendo arrestado y condenado a un año y seis meses de prisión, además de 600 latigazos. A Daniel también le confiscaron todos sus bienes, como supermercado, casa, seis automóviles, entre otros. Su esposa e hijos tuvieron que vivir de favor con familiares.
Cambio de vida
“Para no morir, tuvo que dejar a su esposa y a sus hijos después de cumplir la sentencia y huir a otro país. Allí, Dios lo condujo a una iglesia cristiana, donde fue acogido y el pastor comenzó pacientemente el discipulado para ayudarle en sus dudas. Fue entonces que entregó su vida a Jesús.Se le dio la oportunidad de salir de aquel país, pero decidió quedarse para seguir estudiando profundamente la teología bíblica, aunque le costara continuar separado de la familia “, contó Juan.
Cuando finalmente Daniel tuvo la oportunidad de regresar a su país de origen y reencontrarse con su familia, llevó consigo una Biblia y encontró a 17 personas interesadas en estudiar las Escrituras. Daniel llegó a crear un cuaderno de preguntas y respuestas, que se convirtió en su libro de enseñanza. De esas 17 personas, bautizó a cuatro, pero fue denunciado nuevamente. Esta vez, su vecino lo denunció.

Juan Marcos explica: “La policía secreta revisó toda su casa. El detonante de todo esto fue que su cuaderno estaba sobre la mesa cuando la policía llegó, y como ellos estaban buscando la Biblia, no percibieron los escritos. Sin embargo, los agentes se distrajeron, y así consiguieron sacar el cuaderno de la mesa y lo escondieron. La policía encontró dinero y la Biblia. Explicó que la posesión de la Biblia era por él, por ser un estudioso del islam, pero los agentes no aceptaron sus alegaciones. Una vez más fue detenido y por 20 días fue torturado”, contó.
Misiones
Cuando Daniel fue liberado, necesitó una vez más huir. Él consiguió salir del país con la familia y fue así que él encontró al misionero Juan. “La familia y él vienen siendo acompañados por uno de nuestros misioneros de la tierra en Oriente Medio, al tiempo que ha sido una bendición para el Evangelio en esa región actuando como misionero”, dijo Juan.
“Al final del encuentro que tuvimos, le preguntamos lo que desea él y su familia, si quería volver a casa o ir a otro lugar. Su respuesta fue: “Lo que quiero es estar donde Dios quiere que esté, no importa dónde”, finalizó. El nombre del misionero Daniel fue reemplazado por cuestiones de seguridad.
Publicar un comentario