miércoles, 12 de julio de 2017

Policías predican el Evangelio para combatir corrupción en México El grupo formado por cerca de 5.200 policías cree que el poder del Evangelio puede alejar a los oficiales de la corrupción y ayudarlos a combatir el crimen en México.


MEXICO.- Un grupo de cerca de 5.200 policías de México se está movilizando para combatir la corrupción y han usado una poderosa herramienta en esta ardua batalla: la Palabra de Dios.

Conocida como “Policía Celestial”, el grupo está formado por policías federales y locales, además de militares, algunos de ellos han usado el mensaje bíblico y los testimonios impactantes de los propios oficiales para motivar a otros policíasa mantenerse alejados de la corrupción.
Leonel Guillermoprieto, de 37 años, cree en la eficiencia de las “Operaciones Celestiales” para ayudar a alcanzar este objetivo. Estas acciones consisten en la visita a las corporaciones de todo el país para compartir su testimonio así como él  y otros oficiales que lo acompañan llevan el mensaje del Evangelio.
Parte de su testimonio se basa en la forma en que acabó siendo arrestado, después de ser corrompido hasta que dejó a la Policía Federal. “Empecé a ir a Centroamérica y comprar drogas para enviarla a Europa, comencé a juntar mucho dinero”, contó el ex agente a laLEER ARTICULO COMPLETO
shtml" target="_blank">AFP.
Su historia en el crimen fue interrumpida cuando terminó siendo arrestado en Guatemala y fue enviado a una prisión federal en Estados Unidos, donde cumpliría por lo menos 25 años de pena.
En la prisión, él acabó siendo evangelizado y uniéndose a un grupo de otros detenidos cristianos y, por eso, considera que el 22 de septiembre de 2007 inició ministerio.
“Consideramos la fecha en la que el fundador, es decir, yo, me entregué a Jesucristo”, dijo en una cafetería de Tlalnepantla, en el suburbio de la Ciudad de México, que actualmente está entre las 50 regiones más peligrosas del país.
Leonel cuenta que pasó sólo 15 meses en la cárcel (sólo el tiempo en que aguardó el juicio), pues según él mismo cuenta, un milagro ocurrió: en el momento en que iba a recibir la sentencia definitiva del juez, el fiscal – que debería acusarlo – comenzó a defenderlo.
“Quien me sacó de la prisión fue Dios y él lo hizo para que yo lo sirviera”, dijo Leonel, antes de vestir el uniforme de la “Policía Celestial”.
Su organización está estructurada como cualquier otro órgano de seguridad: hay patentes de mando y sus miembros usan uniformes parecidos a los de la Policía Federal de México, pero en lugar de un símbolo de seguridad (que generalmente es ilustrado por armas) hay una cruz y ninguno de ellos anda armado mientras actúan en este ministerio.
Los integrantes del grupo creen que la evangelización puede hacer que los policías entreguen sus vidas a Jesús y, si están involucrados con algún tipo de corrupción, abandonarán estas prácticas criminales y actuarán de acuerdo con la ley.
“Hay personas que dicen que creen que con una Biblia podrán hacer todo”, y no estamos diciendo que no usen armas, sino usarlas como manda la ley “, cuenta.
El desafío de la Policía Celestial no es nada pequeño. Según datos del Instituto de Estadísticas (INEGI), más del 50% de los mexicanos consideran las organizaciones policiales -sobre todo las locales- corruptas.
“Hay alguien importante”
La violencia en México no para de crecer y ha sido desde hace más de 10 años desde el inicio de una ofensiva militar del gobierno contra el crimen organizado. En este período, ya ocurrieron más de 186.000 muertes, según cifras oficiales.
Según Eduardo Aguilera, miembro de la Policía Celestial, el pequeño número del contingente policial de Tlalnepantla, por ejemplo, es un factor preocupante. Se llega a ser una proporción de menos de un oficial por barrio.
“Tenemos 250 policías activos para cubrir 265 barrios”, dijo el oficial, que también es jefe de policía de esa localidad. “Es imposible que alguien pueda dar total seguridad con esos números”.
Por eso, Aguilera cree que su fe tiene un gran papel en ayudar a la corporación a disminuir la inci
Publicar un comentario