domingo, 26 de febrero de 2017

La historia del expolicía que demostró su proeza en EEUU al cruzar el río Hudson En la década de los 90 sufrió un atentado terrorista donde perdió la pierna izquierda

La historia del expolicía que demostró su proeza en EEUU al cruzar el río Hudson

Manuel Valenzuela Chacón (55), natural de Mollendo, Arequipa, en el 2010 con 49 años, levantó la cabeza cuando le avisaron que ya se aproximaba su turno. Se paró con dificultad, había niños, mujeres y hombres ubicándose en la orilla del río Hudson de Nueva York, Estados Unidos. Del otro lado logró ver los edificios alzándose como gigantes, amenazando con desplomarse. Caminó hasta la orilla mientras una persona le alcanzó un banco para que terminara de alistarse. Le ayudaron a quitarse la pierna ortopédica y a entrar en las aguas frías, entre pequeños saltos que fue dando para poder avanzar. Se quitó el parche que cubre la parte ahuecada de lo que era su ojo. La gente estaba amontonada. Llenó sus pulmones de aire y se quedó ahí, por un momento, con el pecho henchido. Nuevamente una voz los preparó, y el estallido de una pistola de fogueo les indicó la partida.
II.- «Fue el 17 de mayo de 1991. Ya radicaba en Lima. En ese entonces tenía más o menos 31 años, y era suboficial de la Policía Nacional del Perú. Eran casi las seis de la mañana y acababa de apagar la alarma. Abrí la regadera y el agua helada me terminó de despertar. Al salir de la ducha vi a mi mujer aún durmiendo, que estaba embarazada de cuatro meses de mi segundo hijo, me quedé ahí por unos segundos más, contemplándola, y fui en busca de mi uniforme…», contó Manuel.
El agua estaba cada vez más frígida. El aliento de personas subidas en algunos yates, pendientes de los nadadores, lo animaban. La mitad de su brazo y pierna, de piel remangada, le sirvieron como remos. El movimiento de su cuerpo se volvió monótono
Publicar un comentario