martes, 18 de julio de 2017

Hallan en un glaciar los cuerpos congelados de pareja desaparecida hace 75 años La hija de la pareja de 79 años dijo que podrán al fin darles "el funeral que merecían". Los esposos fueron vistos por última vez el 15 de agosto de 1942

copyrightEPA

Desde el interior del glaciar Tsanfleuron (Suiza) ha emergido los cuerpos sin vida, congelados y preservados de forma intacta, de una pareja desaparecida hace 75 años en los Alpes helvéticos. Según la prensa, se trataría de los cuerpos de Marcelin y Francine Dumoulin, padres de siete hijos, cinco varones y dos mujeres.
La pareja fue vista por última vez el 15 de agosto de 1942 cuando se dirigió a ordeñar sus vacas en una pradera a los alrededores de Chandolin, en el cantón suizo de Valais. "Nos hemos pasado toda la vida buscándoles sin parar. Siempre hemos pensado que algún día celebraríamos el funeral que se merecían", dijo al diario Le Matin la menor de los hijos de la pareja, Marcelin Udry-Dumoulin (79).Hallazgo. Un trabajador de la compañía Glacier 3000, operador de cabinas y telesillas de estaciones de esquí en la región, fue quien descubrió los cadáveres, informó la Policía local. El empleado reconoció mochilas, cuencos, una botella de vidrio, zapatos de hombre y mujer y un cuerpo humano bajo el hielo del glaciar, situado encima de la estación Les Diablerets, a 2.615 metros de altitud.
Desde el principio, la vestimenta de los cuerpos encontrados indicó que estos habían permanecido en el glaciar entre 70 y 80 años. Las prendas correspondían a la época de la Segunda Guerra Mundial, dijo el director de Glacier 3000, Bernhard Tschannen.
Descubrimiento. "El glaciar preservó los cuerpos y sus pertenencias de forma intacta", dijo. El destino fatal de la pareja seguramente fue provocado por una caída a través de una grieta. Aparentemente, tras el accidente, los cuerpos se conservaron durante décadas en el hielo. A medida que el glaciar suizo menguó, este acabó por mostrar los cadáveres de la pareja.
Marcelin Udry-Dumoulin dijo que perdió contacto con sus hermanos, ya que tras la desaparición de sus padres, cada uno fue enviado a una familia diferente. "En el funeral no vestiré de negro. Creo que el color blanco es más apropiado, porque representa la esperanza que nunca perdí", explicó la anciana. (Con información de EFE). 
Publicar un comentario