miércoles, 13 de junio de 2018

Terrorista comunista es herido al atacar cristianos, pero recibe oración y se convierte a Jesús




Un grupo de misioneros cristianos inició un largo viaje para alcanzar una aldea ubicada en el sur de Asia. En total, siete integrantes de la organización misionera “Bibles for Mideast”fueron al encuentro del “pueblo de la selva“, como son conocidos los habitantes de la región, repleta de bosques.
Ellos pasaron cerca de dos años en el lugar, tratando con practicantes de varias creencias, como la brujería. Sin embargo, la mayor preocupación del grupo fue con los terroristas adeptos de la ideología comunista, comunes en la región. A pesar de ello, varios aldeanos entregaron sus vidas al Señor Jesús, lo suficiente para organizarse como una iglesia encabezada a escondidas.
Los misioneros buscaron consagrarse al Señor, haciendo cinco días de ayuno y oración, acompañados de visitas domiciliares y alabanza a Dios. Sabiendo de la propuesta evangelística, los pastores de ALG (denominación asociada de Bibles for Mideast), Peter Haneef y James Irshad, también se unieron al grupo.Esparciendo el mensajeEn uno de los cultos realizados en el lugar, un hecho inédito sucedió: “Alguien trajo a un hombre sordo y mudo a la reunión, y todos se unieron en oración por él”, dijo el pastor Paul, uno de los integrantes del equipo.
Después del culto él se arrodilló ante el Señor Jesús y delante de mí. Puse mis manos en su cabeza y oré por él. Al orar, él dijo de repente: ‘¡Alabado sea el Señor Jesús y aleluya!’. ¡Entonces él dijo que podía oír! “, Relata, según Bibles for Mideast.
La curación del hombre se extendió rápidamente por la región. Desde entonces numerosas casas han abierto sus puertas a los misioneros. La noticia, entonces, llegó al conocimiento de los comunistas, que luego decidieron reaccionar:
Ellos estaban colocando a las personas contra los cristianos y nuestro ministerio”, explicó Paul. “Ellos tenían un gran stock de minas terrestres que planeaban usar para destruir nuestra iglesia junto con nosotros durante las reuniones“.
Los misioneros no se intimidaron. Ellos siguieron con la programación y resolvieron continuar los cultos, a pesar de tener conocimiento de que los terroristas ya habían dispersado los explosivos.
Por estar muy lejos de cualquier hospital, el único lugar más cercano fue justamente el campamento de los misioneros. Durante el cuidado, “compartimos el Evangelio y oramos por él”, explicó el pastor Paul, recordando que “una vez más nuestro Señor derramó su poder de sanación y lo restauró, y entonces se entregó a Jesús”.
Después de ese episodio, varias personas continuaron entregando sus vidas a Cristo, siendo discipuladas y bautizadas en las aguas. Al final, los misioneros volvieron a sus casas felices por haber cumplido la misión evangelística sanos y salvos.
Publicar un comentario