martes, 4 de julio de 2017

Párroco de Moyobamba salió en defensa de cura bajo sospecha


 Resultado de imagen para parroquia de moyobamba

Hace algunos meses, el párroco de Moyobamba, Jaime Ruiz, envió a este diario una carta en la que evidenciaba una defensa cerrada de la inocencia del cura español Santiago Martínez Valentín Gamazo, en el que cuestionaba el trabajo periodístico de este diario, tras las acusaciones en contra del individuo acusado de realizar tocamientos a menores de edad. Hoy, él y otros miembros de la iglesia, permiten que un personaje con serias acusaciones espere cómodamente la decisión de la Santa Sede en la sede de la Catedral de Moyobamba de esa ciudad. A continuación, transcribimos parte de la misiva, para que usted conozca de primera fuente, el párroco de Moyobamba, cómo están tratando el tema.
El titular de prensa que ustedes han elegido puede servir para vender más periódicos, pero es inmoral. Levantar una sospecha así, sólo porque usted la tenga, no es de recibo.
“¿Cura violador?” Al P. Santiago en ningún momento le han acusado de violación, y usted lo sabe bien. El hecho de que unos jóvenes le acusen de tocamientos ya es lo suficientemente grave y doloroso para todos para que se agrave la acusación, podíamos haber titulado: “¿cura asesino?”, hubiera vendido más periódicos, pero se hubiera manchado aún más de lo peor que se puede decir de un periodista, que falta a la verdad.
Veo que, usted ya ha condenado al Padre. Yo, que le conozco, no puedo declarar ni su culpabilidad, ni su inocencia. Yo, que he hablado con los muchachos denunciantes y con sus padres, aún no tengo claro lo que ha pasado, y usted, que, por lo que parece, no se ha movido de su teclado, ¿ya lo quiere meter en la cárcel? ¿Le gustaría que un día un muchacho diga que usted lo ha tocado y todos, sin investigar, manifestemos nuestro deseo de que usted sea encarcelado?
Manifiesta usted su extrañeza porque muchos acerquen a sus hijos a la Iglesia: ¿no cree usted que es porque reciben de la inmensa mayoría de los sacerdotes un trato exquisito que les hace bien y les lleva a ser mejores? Que la Iglesia sea una institución que quiere limpiar su casa y no tolerar en su seno estos casos, es digno de elogiar ¡y de imitar!, ojalá en todas las instituciones se hiciera igual. Un compañero suyo decía ayer que en el Penal de San Cristóbal hay dos periodistas condenados por delitos similares, ¿podemos decir que los periodistas, no sé si usted lo es, son todos así? ¿Cree usted que sería ético que yo, en la Catedral, dijese que los periodistas están bajo sospecha y que los niños no deberían acercarse a ustedes?. Saque usted sus conclusiones… (LQB)
Publicar un comentario